Apoyo en la Lactancia


La mayoría de mujeres que no pueden amamantar es porque carecen de la información o apoyo necesarios. 

Cuando una embarazada pregunta a su comadrona o profesional de referencia "¿debo hacer algo para preparar mi pecho para la lactancia?", tápate los oídos si la respuesta empieza por "frotarte los pezones con..."; es más, ni siquiera un "no hay que nacer nada" sería del todo correcto. Porque la lactancia no es sólo instintiva, si no también educacional y social, la respuesta ideal sería: "Informarte". 

Información es hablar con amigas o familiares que disfruten o hayan disfrutado de la lactancia. Leer sobre el tema. Acudir a algún grupo de apoyo a la lactancia (si, embarazada! para ver a otras madres cómo lo hacen, escuchar, preguntar, aprender... seguro que descubrirás trucos y consejos útiles). Pero, sobre todo, lo que hace falta para ser una madre lactante, es darse cuenta de que ya lo eres.


Pronto comprobarás que todo el mundo querrá ayudarte para amamantar a tu bebé. Las empresas fabricantes de leche de fórmula, de puericultura, de sacaleches, de alimentación infantil, de aceites y cremas; tu familia, amigas, sitios web, autores varios... Todos con diferentes estilos, y niveles de conocimiento. Casi todos tienen buenas intenciones y desearán ayudarte a dar el pecho con éxito (con la notable excepción de los que reciben fondos de los fabricantes de fórmula, que pretenden otra cosa). 

Pero ¡cuidado! las empresas ponen ante todo sus objetivos, las amigas creen que su experiencia refleja lo que siempre ocurre, no todos los "expertos" lo son, y no todos los sitios web ni libros serán de tu estilo. 

Cuando acabamos de tener un bebé, en especial si es el primero, no sabemos a quién ni dónde pedir ayuda. Normalmente la primera opción es nuestro profesional de referencia en el embarazo (comadrona, ginecólogo), o las enfermeras del hospital, o el pediatra cuando nos visita con el bebé por primera vez...

La triste realidad es que en nuestro país los ginecólogos, comadronas, enfermeras del hospital, pediatras... no siempre tienen formación actualizada en lactancia, ya que su formación reglada en este tema deja mucho que desear, y la formación específica y ampliada está en otros cursos, seminarios y congresos que no pueden patrocinar laboratorios ni empresas de ningún tipo, si no que cada interesad@ se ha de pagar de su propio bolsillo. Siempre puedes encontrarte con una comadrona estupenda, empática, y además, formada y actualizada, así como a algunas enfermeras y pediatras... pero no siempre es así! ¿Cómo saber que un determinado profesional sanitario no apoya o no está debidamente actualizado en lactancia materna? Algunas pistas, aquí.

Pero la verdad es que hay más opciones. NO ESTÁS SOLA. 

1. Los grupos de apoyo: 

Son grupos de ayuda mutua que funcionan como puntos de encuentro y de información, y también como centros de recursos y de servicios. Están coordinados por las asesoras de lactancia, madres experimentadas que han amamantado a sus hijos y disponen de formación específica. Los grupos de apoyo complementan la asistencia que ofrecen los servicios de salud y cubren todos los aspectos relacionados con la lactancia materna. Embarazadas, madres, padres, niños, familiares y amigos se encuentran en un espacio para hablar de lactancia, compartir experiencias y resolver dudas y dificultades.

Se diferencian de los grupos de apoyo y/o de posparto de los CAPS u hospitales, porque éstos son conducidos por matronas y/o enfermeras, que no tienen por qué tener experiencia en lactancia, ni ser madres. Generalmente estos grupos se tratan de servicios del mismo centro de salud u hospital y, aunque en algunos casos están conducidos por profesionales de la salud formadas y motivadas por el tema, no es lo más frecuente.

“Puede que los grupos de madres sean más capaces que los servicios de salud formales de ofrecer la ayuda personal y frecuente que las madres necesitan para aumentar su confianza y superar las dificultades. Posiblemente, una combinación de apoyo día a día en la comunidad, respaldado por una atención más especializada en los servicios de salud cuando sea necesario, podría ser más eficaz que cualquiera de ellos por separado”. (Informe de la OPS/OMS de 1998 “Pruebas científicas de los 10 Pasos hacia una Feliz Lactancia Natural”)

Listado de grupos en España, aquí. Y en Cataluña, aquí.



2. Servicios privados, a domicilio o en consulta:

Muchas madres no tienen cerca un grupo, o no pueden desplazarse, o simplemente prefieren una atención (mucho) más personalizada. Para éstas, existen varios profesionales especializados en Lactancia que pueden realizar visitas al domicilio:

- Comadronas y/o pediatras: algunas comadronas y pediatras ofrecen visitas posparto de manera privada. Comprueba si te entra por Mútua, y ¡que esté actualizada!
- IBCLCs: son consultoras de lactancia certificadas internacionalmente, pasan un duro examen cada 5 años y resuelven en consulta o a domicilio problemas específicos, especiales, delicados...
- Doulas: como las comadronas, no todas tienen la formación adecuada en lactancia; en este caso, sí actualizada, pero muy básica, "sólo" disponen de los conocimientos para detectar que la lactancia se instaura bien, y para detectar problemas (y derivar al profesional adecuado y/o a los grupos de apoyo). No obstante:

"Las Doulas son expertas en la comprensión de las implicaciones emocionales de la lactancia. Porque la lactancia materna no es solo la teta, la succión, el tiempo de las tomas, también es la soledad y la carga, es el bebé que nos devora, es un vaciarse en el otro, un darse completamente al otro, que no para todas las mujeres está exento de conflicto."  (Nuria Otero y Susana Prieto Mori, en el libro La Maternidad Acompañada).

Además, algunas Doulas sí se actualizan siguiendo los cursos, seminarios, congresos que tienen lugar todos los años en diversos puntos de España (y del mundo!). Aunque el aprendizaje diario se da en los grupos de apoyo, escuchando a las madres, a otras asesoras, y, hablando en plata, viendo tetas todos los días. Así que si tu Doula (o matrona, pediatra, o IBCLC) es además Asesora de Lactancia en un grupo de apoyo, es sin duda un PLUS ;-)

Cualquiera de estas tres opciones tiene una tarifa pre-establecida, que oscila entre 50 y 150€, según el profesional, el tiempo de la visita, desplazamiento, seguimiento... 





Si estás embarazada o acabas de tener un bebé, y me has leído hasta el final, espero que este artículo te haya servido de ayuda!