Evidencia sobre las Doulas


Existen pocas intervenciones en obstetricia avaladas por la evidencia, que tengan tantos beneficios como la presencia continua de una doula.

El contar con esta compañía es una práctica ancestral, que aun persiste en muchas culturas primitivas. Sin embargo, al trasladarse los partos al hospital, este importante componente fue eliminado y, durante años, las mujeres han tenido que parir únicamente con el apoyo esporádico de diferentes miembros del equipo de salud. Sólo en las últimas décadas, se ha ido permitiendo la presencia del padre en el parto, pero todavía hay países en los que no... Aquí y ahora (Cataluña, España), son sólo unos pocos hospitales los aceptan que, además de la pareja, pueda entrar la doula, cuando el trabajo de ésta consiste únicamente en hacer sentir bien a la mamá...





Y es que ya desde hace unos 25 años que el neonátologo M.Klaus y el pediatra J. Kenell, empezaron a observar lo beneficioso que es para las parturientas estar acompañadas de otra mujer, por lo que realizaron varias investigaciones y estudios (más de 5.000 mujeres, 16 estudios) "para ver qué ocurre con la presencia de una doula brindando apoyo emocional contínuo durante el trabajo de parto y parto". Y los resultados son sorprendentes, significativos y consistentes: 

* reducción de las tasa de cesáreas en un 50%.

* reducción de la duración del trabajo de parto en un 25%.

* reducción de las peticiones de epidural en un 60%.

* reducción de un 30% en el uso de analgesia.

* reducción de un 40% en el empleo de fórceps.


También se han evaluado aspectos psicológicos como mejor percepción de la vivencia del parto, mayor autoestima y menores tasas de depresión posparto, e incluso se ha visto que ayuda a mejorar el apego madre hijo y las tasas de lactancia materna.

Así, durante el posparto, las mujeres que contaron con el apoyo de una doula seis semanas después del parto:

* mostraron menos ansiedad y depresión post-parto.

* mostraron mayor confianza con su bebé.

* mayor satisfacción (un 71% de casos frente al 30% de los casos estudiados que no contaron con la presencia de una doula).

* mayor probabilidad de una lactancia exitosa (52% frente a 29%).

Y es que el parto es de las pocas experiencias en la vida de una mujer que la pueden marcar tan profundamente, positiva o negativamente, dado que es un período muy sensible, en el que ella está abierta al cambio. El cuidado que reciban ella y su bebé tiene impacto a largo plazo en su autoestima, su relación de pareja, en cómo va a cuidar a su hijo y en su bienestar. Cada vez existe más información que apoya lo que se ha llamado "Período Sensible": durante este período la madre está especialmente abierta a mejorar su futura relación con el niño dependiendo del cuidado y ambiente que la rodea durante el parto. Está demostrado que el recuerdo del parto sigue vivo en la mujer al menos por 20 años, y que estos recuerdos están determinados por el cuidado ofrecido por quienes la rodeaban, y no tanto por el parto en sí. Por ejemplo, un parto vaginal, rápido y sencillo podía ser recordado negativamente si a la mujer se la dejaba sola y no sabía lo que estaba pasando, mientras que, por el contrario, un parto prolongado, complicado, que incluso podía haber terminado en cesárea, podía ser recordado como una experiencia muy positiva si se sintió acompañada, informada y respetada. La presencia continua de la doula puede hacer la diferencia en la experiencia y el recuerdo de la mujer.




Aquí os dejo la evidencia disponible que he podido recopilar en relación a la presencia de una doula durante el parto y posparto:



Resumen: Las mujeres que recibieron apoyo continuo en el trabajo de parto tenían mayor probabilidad de dar a luz de manera "espontánea", es decir, dar a luz sin cesárea, instrumental ni fórceps. Además, las mujeres tenían menor probabilidad de recibir analgésicos, tenían mayor probabilidad de sentirse satisfechas y pasaban por un trabajo de parto levemente más corto. En general, el apoyo en el trabajo de parto pareció ser más eficaz cuando era suministrado por mujeres que no eran a parte del personal del hospital. También pareció ser más eficaz cuando se comenzaba al iniciarse el trabajo de parto. No se identificaron efectos adversos.



Resumen: El apoyo de una doulas posparto, contribuye a una lactancia más prolongada, con independencia de la actitud que la doula tome respecto a la misma. Este estudio, realizado sobre 40 mujeres con un bajo nivel de ingresos, demostró que las mujeres que cuentan con el soporte de una doula posparto amamantaron al menos el doble de tiempo que las que no contaron con dicho apoyo.



Resumen: Los padres habitualmente se encuentran en un estado de estrés e implicación emocional demasiado elevados, como para dar el soporte adecuado a sus parejas durante el trabajo de parto. Este estudió observó el comportamiento de 40 nuevos padres durante el trabajo de parto de sus compañeras. En general, el apoyo prestado se centró en recordar los ejercicios respiratorios, pues la mayor parte del tiempo intentaban ocultar sus sentimientos de preocupación y nerviosismo respecto a la utilidad de su presencia.



Resumen: En este estudio realizado en la ciudad de Mexico, se observó que las mujeres que estuvieron acompañadas por una doula se sintieron mejor tratadas dentro del sistema hospitalario; comprendieron con mayor facilidad la información que les fue dada; tuvieron una mayor sensación de control de la situación y tuvieron una mejor percepción de su trabajo de parto y de ellas misma durante el mismo.



Resumen: De entre todas las personas que acompañan a la mujer durante el trabajo de parto, el apoyo dado por las doulas es el más efectivo. El apoyo proporcionado por doulas, tanto por doulas más experimentadas, como por doulas en formación, como se muestra en este artículo de revisión, se demostró ser mucho más efectivo que el apoyo proporcionado por parejas, personal médico, familiares o amigos.



Resumen: El apoyo continuo y personal de un profesional durante el trabajo de parto contribuye a minimizar el número de episiotomías, a disminuir el uso de fármacos destinados a alivie el dolor, y a un aumento de la sensación de control de la situación durante el trabajo de parto.



Resumen: Las mujeres que estuvieron acompañadas durante su trabajo de parto por una doula necesitaron menos medicación y se sintieron más apoyadas tanto física como emocionalmente que las mujeres que no habían sido acompañadas por doulas. Además en el grupo acompañado por doulas aumentó la posibilidad de mantener el periné intacto.



Resumen: Las mujeres que fueron sostenidas emocionalmente por personal sin experiencia como enfermeras presentaron menor índice de tensión alta, menor uso de analgésicos y menor ansiedad durante el trabajo de parto. Además, amamantaron durante más tiempo y a intervalos más flexibles.



Resumen: El estudio realizado en Houston, TX sobre la influencia del apoyo emocional de una doula durante el parto, marcó un hito, y es referenciado frecuentemente. Este estudio mostró resultados tan sorprendentes e importantes como los siguientes: reducción de un 50% de las cesáreas, del uso de fórceps en un 40%, de reducción en las peticiones de epidural del 60% o de cualquier otro tipo de analgésico en un 40%, una disminución en la duración del trabajo de parto del 25% y una necesidad del uso de oxitocina del 50%.



Resumen: Se trata de un estudio de revisión sobre once trabajos que evalúan la influencia de las doulas en el desarrollo del parto. Los resultados demostraron que la presencia de la doula reducía significativamente la duración del trabajo de parto en el caso de madres primerizas, reduce el uso de medicación y reduce el número de intervenciones y cesáreas. Además, uno de los estudios demostró que el apoyo de la doula llevaba a que las mujeres tuvieran una lactancia más prolongada, una autoestima más elevada, menor índice de depresión puerperal, estuvieran felices con sus bebés y se sintieran más seguras para cuidar de ellos. En los casos en que hubo doulas presentes, los padres ofrecieron un mejor apoyo a sus parejas.

Resumen: Los resultados confirman que el apoyo de las doulas durante el trabajo de parto está asociado a una reducción significante del número de cesáreas, del uso de oxitocina y de analgesia epidural, así como del tiempo de trabajo de parto. Asimismo, el apoyo de la doula durante el parto se asocia con resultados positivos que a su vez tienen consecuencias físicas, emocionales y económicas.

Resumen: Para las mujeres de clase media que contaron con el apoyo de su pareja masculina, la presencia continua de una doula durante el parto disminuyó significativamente la probabilidad de parto por cesárea y la necesidad de analgesia epidural. Tanto las mujeres como sus parejas mostraron impresiones positivas de su parto con el apoyo de una doula.

Resumen: en este artículo del Hospital Physician, los autores concluyen que el apoyo continuo durante el trabajo de parto debe ser la norma, en lugar de la excepción. Se debe permitir y alentar a todas las mujeres a tener personas de apoyo con ellos de manera continua durante el trabajo de parto. Se deben realizar todos los esfuerzos posibles para asegurar que los ámbitos de parto de las mujeres ofrezcan confianza, no sean estresantes, permitan privacidad, comuniquen respeto y no se caractericen por la realización de intervenciones habituales que agregan riesgos sin beneficios claros.


Una experiencia de acompañamiento con doula a adolescentes en trabajo de parto. Edda Pugin P. , Erika Kopplin I. , Carmen Larraín C., Verónica Gallego J. , Marco Aramayo R., Juan Ortiz C.

Resumen: El acompañamiento por doula en el parto de la embarazada adolescente, es una intervención de bajo costo que permite mejorar cualitativamente su vivencia de parto.


Existen pocas intervenciones en obstetricia avaladas por la evidencia, que tengan tantos beneficios como la presencia continua de una doula................... ;-)