La Doula en el parto en Casa

La Doula en casa tiene el papel de facilitar todo lo necesario a la madre, familia y comadrona o ginecólogo que atiende ese parto. Sin embargo, no es necesaria su presencia contínua, pues el proceso recae más bien en el buen hacer de la comadrona o médico que atienden ese parto. Pero si la madre cree necesario contar con una Doula para su tranquilidad, pues allí estaremos. Junto a la madre, a su lado y de su lado.

Y estas serían algunas cosas que puede hacer la Doula en un parto en casa* :

- Cuidamos de la mamá tanto a nivel físico (hacemos masajes, sugerimos cambios de posición, ejercicios de relajación, trabajo corporal, etc) como emocional.




- A veces nuestra actuación es mucho más discreta, pero estamos. Me refiero a que con frecuencia los partos en casa son tan relajados que "hacemos" menos, pero estamos por y para la mamá: le apartamos el pelo de la cara, tomamos notas para su diario de nacimiento, le ofrecemos sorbos de agua, o directamente nos ocupamos en otras partes de la casa para hacer, por ejemplo, las cosas que siguen.

- Si es necesario hacemos la comida para la mamá y su "equipo" de parto. Esto es importante - no os imagináis lo fácil (y tan frecuente!) que es para una parturienta y sus acompañantes olvidarse de comer o beber durante el parto, lo que acaba en un bajón de energía, o que el trabajo de parto se alargue...

- Podemos limpiar un poco la casa, lavar los platos, poner la ropa sucia en la lavadora, ordenar el sitio dónde juegan los niños, arreglar el “lío” del parto... lo que haya que hacer! ¿Qué puede ser más agradable que acabar de dar a luz, meterse en la cama con el recién nacido bebé y no tener que pensar en las cosas de la casa?

- Si la familia lo desea, podemos tomar fotos o vídeos del nacimiento. Así la comadrona, el papá y la mamá, están por lo que tienen que estar.

- Si la familia cuenta con uno o más niños, nos podemos ocupar de ellos: jugando, ayudándoles a prepararse para ir a la escuela, dándoles de comer, ayudándoles a entender lo que está pasando en el trabajo de parto, poniéndoles a dormir, etc).

- Hacemos turno de guardia. A veces, sobre todo en partos largos, la pareja y la comadrona necesitan dormir para estar frescos y atentos durante el nacimiento. La Doula puede cubrir estos momentos.

- En el caso de un traslado al hospital, acompañamos a la pareja y seguimos ofreciendo atención y cuidado a la mamá durante el trayecto y una vez en el hospital. Saber que alguien va a estar de forma contínua e incondicional, constituye un gran alivio en caso de situaciones estresantes...

- Mimamos a la mamá. Después del nacimiento, mientras la comadrona realiza los cuidados iniciales vitales para el bebé, y al papá se le cae la baba ante el recién nacido (o está ocupado llamando a la familia), la Doula puede ayudar a la madre a entrar y salir de la ducha, ponerse ropa y compresas limpias, puede prepararle una cama agradable y cómoda, cepillarle el pelo... Así la mamá se siente limpia y confortable cuando se desliza entre las sábanas, lista para dar todo su amor al bebé, y para disfrutar del fruto de su labor.




- En la remota posibilidad de que la comadrona necesite otro par de manos en una situación difícil, sin duda podemos ayudar. De hecho formamos un equipo!

- Ayudamos al papá, que a veces se siente como el personaje extraño de la película, a encontrar su lugar en el evento del nacimiento. Nos aseguramos de que no cargue con todo el trabajo duro, cansado y poco gratificante, que muchas veces es así... Le preguntamos por sus expectativas tanto como por las de la mamá. 

(*) Todo lo que decimos que la Doula puede hacer en esta lista es, por supuesto, intercambiable con la pareja, con la que debemos formar un equipo de apoyo sin roces, y así todas las necesidades de mamá y papá puedan ser satisfechas. 

ATENCIÓN! Una Doula no sustituye jamás a un médico o comadrona. Algunas comadronas que asisten partos domiciliarios ya trabajan con su Doula. Otras prefieren ir acompañadas de otras comadronas (en este caso, la Doula no es imprescindible). Muy pocas trabajan solas. En cualquier caso, si deseas contar con el apoyo de una Doula para tu parto en casa, habla con tu comadrona o el equipo que hayas escogido. 


Imágenes: de la serie The Birth Project, de Amanda Greavette.