La Doula en el Posparto


Contar con el apoyo de una Doula es interesante en el embarazo y en el parto, y, en muchos casos, necesario en el posparto.

Porque cuando nace el bebé todo se transforma. Hay muchas emociones presentes; felicidad, amor, cansancio extremo, soledad, alegría, impaciencia, angustia, pérdida de identidad, miedo, sensación de desbordamiento, culpa, entre otras. Cambian la vida, las relaciones, la cotidianidad. Por esto en esta etapa del posparto puede ser muy útil y reconfortante contar con un apoyo emocional.




En la cultura actual, se le da más importancia al cuidado y a la asistencia prenatal que al apoyo -tan necesario!- durante el período de posparto, en el cual las nuevas mamás deberán comenzar a aprender cómo tratar y cuidar a su bebé recién nacido, tarea que puede parecer sumamente desalentadora para la mamá todavía exhausta por el parto, y algo abrumada por sus nuevas responsabilidades. Si a esto le sumamos las tareas del hogar, la atención de los invitados y los familiares que vendrán a conocer al bebé, etc...  la tensión constante a la que está sometida la reciente madre, preocupada por tener que cumplir con tantas obligaciones a la vez, comenzará a sobrepasarla y como consecuencia de todo ello sufrirá la tan temida depresión posparto. 

Una doula especializada en temas de posparto podrá ayudar a que los padres puedan ir habituándose a su nuevo rol gradualmente, y a su vez se sientan cómodos ocupando dicho lugar. La misma proporcionará información, consejos etc muy valiosos sobre lactancia materna, puesto que ésta en particular se considera como uno de los beneficios más importantes para mantener en óptimo estado la salud de mamá y bebé; por esto, las doulas deben recibir en su formación conocimientos básicos en lactancia materna, aunque algunas cuentan con formación adicional y/o son Asesoras de Lactancia, lo cual es muy interesante a tener en cuenta! La doula posparto, brinda incondicionalmente su apoyo emocional a la madre en esta etapa, que puede estar llena de dudas y ambivalencias; y también puede ayudar a llevar adelante las tareas de casa durante las semanas posteriores al parto. En definitiva, el acompañamiento posparto, es una tarea integral.





He aquí algunas de las cositas que podrá hacer por tí una Doula Posparto:

  • Enseñarte sobre cuidados básicos del bebé.
  • Atender tus necesidades posparto, como el cuidado de heridas y atención emocional.
  • Ayudarte a establecer el vínculo con tu bebé.
  • Informarte y ayudar con la lactancia materna, su frecuencia, posiciones y aclarar tus dudas.
  • Ayudar la atención de los hermanos mayores.
  • Colaborar un poco con las labores de la casa para que puedas cuidar de tí y tu bebé.
  • Brindarte información básica sobre el desarrollo normal del bebé y sus necesidades para que tú tomes decisiones.

Por más conocimiento que tengas de la maternidad, la ayuda de una mujer con experiencia le sienta bien a cualquier madre durante el posparto. La necesidad es mayor si:

  • Tienes un fuerte interés en la lactancia materna y deseas el apoyo para asegurar su éxito.
  • Necesitas ayuda con los cuidados básicos del bebé, su alimentación, técnicas para apaciguarlo, establecer su rutina o ayudarle a dormir.
  • Debes quedarte sola en casa con un recién nacido y tienes otras obligaciones que atender.
  • No cuentas con la ayuda de un familiar.
  • Es tu primer bebé y quieres la guía de una mujer con experiencia.
  • Tienes otros hijos en casa y deseas ayuda para brindarles la atención que necesitan.
  • Tuviste un parto por cesárea y necesitas ayuda para cuidar de tí y del bebé.




Por tanto la presencia de una Doula Posparto puede ayudarte a:

• Contar con alguien que no te juzga, te escucha y te acompaña.
• Expresar, entender y elaborar todas tus emociones, muchas veces inesperadas.
• Establecer un mejor vínculo con tu bebé.
• Encontrar tus propias respuestas a tantas dudas que surgen.
• Conectarte con tu instinto e ir construyendo tu propio estilo de crianza.
• Sentirte mejor contigo misma.
• Acompañarte en el proceso de descubrirte como madre.


La Doula en definitiva, lo que hace es acompañar a la madre de forma amorosa, brindándole información y alentándola para favorecer la aparición de la madre que toda mujer lleva dentro. Y este acompañamiento es de gran importancia en uno de los momentos más vulnerables emocionalmente en la vida de una mujer.






PREGUNTAS PARA TU DOULA DE POSPARTO 

Ayudar a las nuevas madres en el posparto es una gran tarea. Para comprobar la formación, experiencia y servicios ofrecidos,  y determinar si es tu Doula ideal, puedes formularle estas preguntas: 

  • ¿Qué formación has recibido? (puedes considerar comprobarlo con la organización). 
  • ¿Qué experiencia tienes como doula de posparto?
  • ¿Cuál es tu experiencia y formación en lactancia materna
  • ¿Cuál es tu filosofía sobre la p/maternidad, y el apoyo a brindar a la madre y sus familiares durante el posparto? 
  • ¿Cuáles son los distintos tipos de servicios que ofreces? 
  • ¿Te podemos llamar para hacerte preguntas sobre el posparto o dudas antes del parto? 
  • ¿En qué momento empiezan tus servicios después del parto? 
  • ¿Trabajas con una o más doulas para cuando no estés disponible? ¿Podemos conocerlas? 
  • ¿Cuáles son tus honorarios?